Federación

VOLEIBOL EN ASTURIAS. UNA HISTORIA ABIERTA. 

Desde que William G. Morgan creara el Voleibol en 1895 su recorrido para asentarse en  nuestro país ha sido de lo más curioso, entra en España a través de la Federación de  Balonmano en la década de los 40 del siglo pasado, en 1950 pasa a ser una sección de la Federación Española de Baloncesto organizando en 1951 el I Campeonato de España  Federado. En 1953 siendo aún sección de la Federación de Baloncesto se incorpora a la  Federación Internacional. El 26 de enero de 1960 se constituye formalmente la  Federación Española de Balonvolea/Voleibol.

Al mismo tiempo que la Federación Española en 1960 se funda la Federación Asturiana  bajo la presidencia de Álvaro Aguirre Gil, posteriormente la presidencia de la  Federación que ya había pasado a denominarse únicamente de Voleibol, quedo a  cargo de Francisco Carbajal para desde el año 1986 ser presidida por Antonio Morales  Fernández hasta el 29 de octubre del 2020 que es elegido nuevo presidente Luis Ángel  Ruenes Arguelles. 

Los chicos que épocas aquellas… 

Ya desde el inicio de la Federación, Asturias y Gijón fueron sedes de importantes  torneos masculinos así las Finales de Copa en el año 1961 se disputaron en la cancha  del Club Ferroviarios de Langreo, en la que entre otros equipos participaron Real  Madrid, Bomberos de Barcelona, C.A.U. de Madrid y Ferroviarios de Langreo. El  voleibol en Asturias entra con fuerza de la mano de Esmena una empresa que marca  una época en dos etapas distintas, la primera de mano del Ferroviarios dirigido por  Luciano Suarez hasta principios de los 70.La inquietud por nuestro deporte es patente  en Asturias en esos tiempos, surgen referencias que marcaran una época dorada y  cuyas enseñanza aún perduran en el tiempo como es el caso de José Luis García que  como profesor de Educación Física en el Instituto Jovellanos y en el Instituto Calderón  de la Barca construye una cantera inagotable de jugadores, esta cantera de la mano  del Grupo Covadonga llevan al Voleibol y al Deporte Asturiano a ser el primer deporte  de equipo que participa en competiciones europeas frente al Boronkay Turco  Referencias importantes del Voleibol masculino asturiano de la época fueron en Avilés  el Ensidesa, el Hunosa en Pola de Lena y en Oviedo el Estadio y el San Ignacio. Volviendo a Gijón el Revillagigedo  de los hermanos Juan y Luis Montero y la Escuela de Maestría Industrial que de la  mano de Joaquín Álvarez comienza su andadura en las competiciones nacionales.

La década de los 80 recoge la continuidad del trabajo emprendido, recogiendo  muchos éxitos de base y con nuestros equipos nacionales compitiendo en un plano  alto de las competiciones nacionales. En 1985 la fase final de la Copa del Rey se disputó en el Palacio de los Deportes de Oviedo, proclamándose campeón el Sanitas  que venció en la final al Salesianos Atocha en cinco emocionantes sets.

La muerte de José Luis García en 1987 es recogida por un grupo entusiasta que  primero de la mano de Rubén Pérez y luego de José María Menéndez logran mantener  el CV Jovellanos y llevarlo de la mano de la empresa Esmena a la máxima categoría en  la temporada 90-91 en una fase de ascenso disputada en un abarrotado Pabellón de la  Arena de Gijón bajo la dirección técnica de José Castro y Miguel Casado. En la  temporada 92-93 el Esmena volvería a jugar competición europea en el Palacio de  Deportes de la Guía contra el Friedichshafen alemán.

Hecho singular fue la creación de la primera peña de aficionados de voleibol creada en  1991 y que llevaba el nombre de José Manuel Menéndez “Mene” jugador del Esmena Jovellanos

En temporada 95-96 producto del trabajo de muchos años el E.M.I. de la la mano de  Joaquín Álvarez como entrenador y D. Pedro Iglesias como Presidente se mantuvo  varias temporadas en la máxima categoría dando esplendor al voleibol asturiano y  manteniendo al máximo nivel competitivo pasando entre otros por sus filas jugadores  de la talla de Alfonso Flores, Israel Rodríguez, Alexis Valido, el gijonés Eduardo Macías  y el mejicano José Luis Martell. Destacar la organización de la Copa del Rey de la  temporada 2002-2003 disputada en el Palacio de los Deportes de Gijón cuyo ganador  fue el CV Elche.

Referencias más cercanas en el tiempo y que compitieron en categoría nacional a buen  nivel fueron el CV Oviedo y el CV Llanes.

En la actualidad el apartado competitivo a nivel nacional lo ostentan el CV La Calzada y  el CID Jovellanos que participan en el Grupo A de la Primera División.

Recordar la presencia de las Selección Española Masculina en nuestra Comunidad  especialmente en Gijón, desde 1975 con un España-China disputado en el Braulio  García del RGCC que como anécdota mencionar que fue el último partido internacional  disputado en España con la regla de que el bloqueo contabilizaba como toque y que  contaba con la presencia en el combinado español de Jaime Fernández Barros jugador  forjado en la cantera del Instituto Jovellanos y que militaba por entonces en el Real  Madrid. Posteriormente en los 90 y 2000 la presencia de nuestra selección fue muy  habitual en las diversas ediciones de la Liga Mundial y en ella figuraba con mucha  asiduidad Juan Carlos Robles criado deportivamente en el EMI.

Hecho significativo resulta la presencia de nuestro técnico José A. Delgado Vallin como  componente del cuadro técnico de la Selección Española que dirigía Raúl Lozano en los  Juegos Olímpicos de Sídney 2000.

Igualmente a nivel individual destacar la aportación que sigue prestando Alejandro Vigil a la Selección Española Absoluta jugador formado en sus inicios en la cantera del CV Siero.

Las chicas una lucha con premio… 

Hablar de deporte femenino en España a finales de los 60 y principios de los 70 era  hablar de una actividad no considerada y que no entraba en las mentes de “nuestros”  dirigentes y el voleibol no podía escapar a esa “doctrina”, no obstante, surgen  movimientos de la actividad reglada con encuentros especialmente de equipos en  centros educativos en casi todas las ocasiones con ascendencia religiosa que fueron la  semilla del voleibol femenino en nuestra región.

En 1965 surge el Medina Gijón un club que iba a marcar una época en nuestro deporte  y que ira aglutinando especialmente a mediados de los 70 un gran ramillete de  jugadoras que logran la internacionalidad absoluta con nuestro país y que logran un  hito histórico en nuestro voleibol logrando los títulos de Liga y Copa en la temporada  77-78 todo ello bajo la batuta de un técnico que fue el alma de este club, Justo  González secundado más tarde por el trabajo del que fue su presidente durante más de dos décadas, Joaquin Lantero. “Justo” centró todo este trabajo, tanto de captación e iniciación así como  llevarlo a su máximo esplendor competitivo con el “doblete” antes mencionado bajo la  denominación de Longchamps. De especial recuerdo es el título copero logrado en el  Pabellón Braulio García del Grupo Covadonga. 

En la década de los 80 se incorpora a la actividad competitiva el “Grupo” que no  abandonaría la categoría nacional y que logra igualmente ir estabilizando su proyecto  de cantera a finales de la década siendo responsable de la sección Ángel Lobo. De esta  manera nace una rivalidad local que se alimenta del trabajo de base propiciado por la  creación de las Escuelas Deportivas del Patronato Deportivo Municipal de Gijón. De  entre todo este trabajo de base destaca el Colegio Dominicas que de la mano de  Dolores Cástrelo logra darle una continuidad al trabajo de base siendo “productora” de  generaciones de jugadoras que abastecerán a los equipos locales y que como hecho  significativo forma en sus inicios a la única jugadora olímpica asturiana de voleibol:  Carmen Beatriz Miranda que participo de la mano del seleccionador, también gijonés  Jaime Fernández Barros en los mágicos juegos de Barcelona 92. Como nota destacada  en la década de los 80 el técnico José Miguel Pérez comienza su “exilio” en el Tormo  Barbera de Játiva logrando títulos de Liga y Copa con este equipo y arrancando un  largo periplo por equipos importantes del panorama nacional.

La década de los 90 es la de la consolidación de las canteras existentes, logrando éxitos  a nivel nacional en categorías inferiores. En esta década el voleibol femenino comienza  a extenderse en mayor medida a otros concejos que logran impulsar sus canteras y  lograr un hueco importante en el voleibol Autonómico y Nacional como son los casos  de AD La Curtidora de la mano de Rufino Álvarez que impulsa el voleibol en Avilés y  que instala al club en categorías de prestigio del voleibol español, la AD Los Campos de  Corvera o el Náutico de Carreño que logra el ascenso a la categoría Nacional de la  mano de Benjamín Escalada. En otros concejos como Siero o Noreña empieza a calar la  actividad con la creación de clubs que arrancan el trabajo de base. Hecho destacado es  el impulso que coge el voleibol en el barrio gijonés de la Calzada con un núcleo de  formación en el colegio Miguel de Cervantes de la mano de otra histórica: Ángeles  García.

A principios de los 2000 Asturias y concretamente Gijón logra reunir 3 equipos en la  máxima categoría del Voleibol español. AD Medina-Universidad de Oviedo dirigido  Francisco J. Díaz, CV La Calzada-Acesol dirigido por Ricardo Frugoni y R. Grupo Covadonga dirigido por José Castro.

En el 2002, de la mano de la organización del CV la Calzada se disputa en el Palacio de  Deportes de Gijón la Copa de la Reina, se la lleva a sus vitrinas el Tenerife Marichal que  se impone en la final al Burgos que dirigía José Miguel Perez.  

El 29 de diciembre del 2004 se celebra un encuentro entre Asturias y Escocia que  quedara marcado en el recuerdo como el primero de selecciones de esta índole en el  ámbito femenino y que resulto una fiesta del Voleibol asturiano, el Pabellón de la  Arena de Gijón se quedó pequeño para presenciar la victoria de las asturianas que  formaban un combinado con las mejores jugadoras que militaban en diversos equipos  del panorama nacional.

Emergen canteras en diversas localidades del Oriente asturiano como Arriondas,  Ribadesella, Llanes, Nava, Cangas de Onís. Asoman también en Gijón como referencias  de la base el Colegio Santo Ángel , La Asunción y renace el Colegio Inmaculada que en épocas anteriores asomó con el maculino y en tiempos recientes abarca todas las categorías de base femenina.

Ejemplos individuales recientes en el tiempo del trabajo de cantera de nuestro voleibol son Lucía Paraja criada deportivamente en el Grupo y Mireya Delgado en el CV La Calzada.

Mención especial merece el Colegio San Ignacio de Oviedo que con la  dirección de María Corral afianza un trabajo que es referencia a nivel autonómico y  nacional.

Los éxitos en categorías menores en los últimos años tanto a nivel de clubs como de  selecciones autonómicas en los Campeonatos de España hacen albergar esperanzas de  un futuro brillante que tendremos que ser capaces de dar continuidad en el ámbito competitivo.

Los que mandan… 

El arbitraje asturiano a lo largo de la historia ha dado nombres que han brillado con luz  propia en los escenarios nacionales e internacionales.

Los que abrieron el camino como Castro Palomino y Llerena. Estos dieron paso a  carreras tan importantes como las de Antonio Morales, que tuvo el colofón de su  participación Olímpica en Barcelona 92. Inocencio Cean-Bermudez fue otro gran

árbitro internacional que desarrollo una brillante carrera arbitral, llegando a ser arbitro  de sitting volleyball incluido en el programa paralímpico.

Víctor Viña y Javier Aller lograron el entorchado internacional siendo este último linier  en Barcelona 92 e igualmente arbitro de relevancia en el Vóley Playa.

Juan Carlos Fernández Losada desarrollo una brillante carrera en las Superligas  españolas al igual que Toño Morales y Eduardo Tuya, aunque estos dos últimos de  menor duración.

En la actualidad tenemos por bandera a una pareja dirigiendo la máxima categoría  como son Rubén Sánchez y Diego Rodríguez, seguro que alcanzaran grandes cotas  tanto en Voleibol como Vóley Playa.

Punto y seguido… 

Estos trazos de nuestra historia son solo eso, una narración escueta y seguramente  incompleta de 60 años de Voleibol Asturiano que han dado para mucho y que nos  puede servir para ver la “importancia” que hemos tenido en el escenario del voleibol  nacional.

Queremos poner en valor a todos los que de alguna manera y desde las distintas  facetas de nuestro deporte han colaborado en su expansión y en su crecimiento.

Es nuestro compromiso y nuestra pasión lo que nos permitirá seguir escribiendo la  historia…

Ir arriba